Dilema de fin de año: ¿me quedo o me voy de mi empleo actual?

815

En estas fechas, a punto de empezar un nuevo año, la pregunta de cambiarse de trabajo o quedarse en el actual siempre viene a la mente, pero decidir actuar puede ser aún más difícil.

dineroenimagen-pregunta-trabajo-Thinkstock-DM

¿Cómo saber si serías más feliz si cambiaras de trabajo o quedándote? En primer lugar, te tienes que asegurar de que te estás moviendo por las razones correctas antes de empezar a buscar un puesto de trabajo alternativo. Hoy te proponemos algunas reflexiones:

El desempeño personal
Muchas personas empiezan a buscar trabajo porque han tenido una mala crítica o revisión de su actual jefe. Una combinación de vergüenza personal y, a veces el resentimiento de las críticas provocan que los empleados se sientan incapaces de quedarse.

Ante esta situación se tiene que tratar de eliminar la emoción y considerar si se es capaz de mejorar el rendimiento en el puesto actual de trabajo antes de mirar alternativas. Esto llevará a una mayor sensación de logro personal. Por supuesto, esto no puede ser posible si el ambiente no es propicio para un rendimiento superior.

En el caso que se decida cambiar de trabajo, se tiene que considerar cuidadosamente el próximo puesto y buscar un ambiente donde sea posible prosperar.
Desafíos
Si uno mira hacia atrás en el calendario y descubre que estaba haciendo exactamente lo mismo, en el mismo día, hace tres años, es probable que sea hora de considerar las opciones.

Puede que uno no sea contrario a la rutina, pero cuando esa rutina equivale a la monotonía, el entusiasmo por el puesto de trabajo es probable que disminuya.

El descubrimiento de oportunidades para desarrollar habilidades y experiencia en el puesto actual o tomar más responsabilidad asegurará que existan más desafíos tanto personales como profesionales. Es importante considerar la posibilidad de un cambio de carrera, si no existen estas oportunidades en el lugar actual.
Promoción
¿Puedes ver una carrera para ti en la empresa actual? Incluso si no vislumbras un plan a largo plazo, se puede ganar una valiosa experiencia que será un buen punto de apoyo para un puesto de trabajo de mayor jerarquía dentro de otra empresa.

Es clave reflexionar sobre si un cambio de trabajo inmediato es necesario o si se debe permanecer en el actual y desarrollar las habilidades y experiencia antes de hacer un movimiento hacia arriba en otro lugar.
Dinámica de equipo
Un nuevo jefe, un compañero de trabajo o una reestructuración del equipo puede resultar en que se trabaje con alguien con quien no se tenga una conexión al instante. Invertir tiempo en la construcción de la relación puede que resulte a veces sorprendente pero se puede aprender y crecer mucho a partir de esta experiencia. No obstante, por mucho que se intente, no es posible llevarse bien con todo el mundo.

Quedarse en un puesto donde existen conflictos extremos puede ser estresante y, finalmente, puede tener un efecto perjudicial sobre la salud. Es recomendable no dejar que las cosas se pongan tan mal antes de decidir hacer un movimiento.
Recompensa
¿Estás disfrutando del trabajo pero crees que está mal pagado? Si es así, lo mejor es investigar el mercado para armarse con hechos y luego hablar con el jefe antes de empezar a aplicar para otros trabajos.

Es posible que haya más presupuesto y el jefe puede no estar al tanto de las escalas salariales vigentes en el mercado.

Es probable que el superior aprecie la profesionalidad y le dé al empleado la oportunidad para que pueda quedarse.

También es válido sugerir al jefe que incorpore un sistema de bonos en función del rendimiento en lugar de un aumento de sueldo básico. En el caso que no haya flexibilidad en el pago, la búsqueda de trabajo puede comenzar.

¿Quedarse en el puesto de trabajo actual o irse? Esta decisión depende de cada uno. Pero lo importante es hacer todo lo posible para asegurarse de que te levantes mañana y pensar: “¡Me encanta mi trabajo!”. *livm (Dinero En Imagen)


 

© dineroenimagen.com La pregunta de cambiarse de trabajo o quedarse en el actual siempre viene a la mente, pero decidir actuar puede ser aún más difícil. Foto: Thinkstock