Tras mil años años de separación se unen líderes católicos y ortodoxos

610

Católicos y ortodoxos comenzaron a alejarse en el siglo IV (año 330 d.C), cuando Constantino decidió trasladar la capital del Imperio de Roma a Constantinopla.

El distanciamiento se agudizó en el siglo IX, con la separación definitiva a raíz del Gran Cisma de 1054 entre Oriente y Occidente, durante el papado de León IX y el patriarcado de Miguel I Cerulario, quienes se excomulgaron mutuamente.

Ambas Iglesias se separaron, entre otras razones, por diferencias en asuntos como el Filioque, -el Espíritu Santo no sólo procede del Padre, sino también del Hijo-, la jurisdicción universal del papa entre todos los cristianos o la validez de algunos sacramentos.

Católicos y ortodoxos pueden trabajar juntos contra la guerra y a favor de la vida humana, afirmó este viernes el patriarca de Moscú y Toda Rusia, Kiril, al término de su reunión con el papa Francisco en la capital de Cuba.

“Los resultados de la conversación me permiten asegurar que actualmente las dos iglesias pueden cooperar conjuntamente defendiendo a los cristianos de todo el mundo; con plena responsabilidad podemos trabajar conjuntamente contra la guerra para que la vida humana se respete en todo el mundo”, señaló el primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Patriarca_Kirill_Cuba_Catolico_Francisco_1_DM

Kiril y Francisco mantuvieron una reunión de más de dos horas en el Aeropuerto Internacional José Martí.

“Por más de dos horas hemos tenido una conversación sobre el futuro del cristianismo y el futuro de la civilización humana; fue una conversación con mucho contenido que nos dio la oportunidad de entender las posiciones de uno y otro”, señaló Kiril.

El primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa subrayó que “las dos iglesias pueden cooperar conjuntamente defendiendo a los cristianos de todo el mundo”.

Por su parte, el papa Francisco destacó que mantuvo un diálogo con Kiril “como hermanos”.

“Hablamos de nuestras iglesias, coincidimos en que la unidad se hace caminando. Hablamos claramente, sin medias palabras”, señaló.

Kiril y Francisco firmaron una declaración conjunta en la que hacen un llamado a proteger a los cristianos perseguidos en Medio Oriente y África y a poner fin a la violencia y al terrorismo.