Nueva tarjeta de crédito que cambia continuamente los números

693

La compañía Obertur Technologies ha creado MotionCode, un sistema que modifica automáticamente el código de seguridad CVC/CVV de las tarjetas bancarias. Esta clave de tres cifras, situada en la parte trasera de la tarjeta, es imprescindible para realizar compras por Internet, por lo que la nueva tecnología evita que se produzcan pagos sin el consentimiento del usuario en caso de robo de datos por medios informáticos

motioncode_tarjeta_credito_dm_1

El robo de tarjetas de crédito o de datos en transacciones financieras, especialmente en el comercio electrónico, es uno de los principales problemas a los que se enfrentan usuarios y entidades financieras. De hecho, el 65 % del fraude con este método de pago se produce por compras en línea, con un importante coste para los bancos. Por ello, varias entidades franceses ya han adoptado esta tecnología, entre ellos, Société Générale y el Groupe BPCE, que el año pasado hicieron las primeras pruebas piloto y empezaron a distribuir el nuevo mecanismo entre sus clientes. Otros países como Japón también se plantean empezar a utilizar este sistema.

Para intentar evitar esto, una compañía de seguridad francesa denominada Oberthur Technologies ha creado el MotionCode, un código de seguridad dinámico (CCV) para las tarjetas, que se actualiza cada hora. Y sin que los usuarios deban tocar ningún botón, ni instalar ningún plug-in adicional para hacer compras online.

Este innovador sistema hace que el código CVV/CVC de tres dígitos de las tarjetas de crédito y débito cambie constantemente durante tres años, tal y como señalan nuestros compañeros de Xataca. Esto hace que sea difícil el robo de los datos.

motioncode_tarjeta_credito_dm_2

Estas tarjetas MotionCode cuentan con un código de seguridad dinámico incrustado en una pequeña pantalla en la parte posterior de la tarjeta (de aspecto muy similar a cualquiera de pago).

Éste se actualiza automáticamente cada hora o según el periodo estipulado por el propio usuario. Una vez que cambian, las cifras anteriores quedan inoperativas, lo que se lo pone muy difícil a los criminales.

Para los emisores de la tarjeta (entidades bancarias) se necesita un servidor específico sincronizado con el algoritmo, para las ecommerce no es necesario que modifiquen su sitio puesto que, según la compañía francesa, el código generado se utiliza como un estándar que sirve para la web.

MotionCode consiste en una pantalla de pequeño tamaño insertada en la tarjeta de crédito que cambia los tres números del criptograma cada hora durante tres años. De esta forma, los datos bancarios se hacen rápidamente inutilizables en caso de sustracción. El dispositivo soporta ser doblado y es resistente al agua.