“Declaración de Lima” de la OIT llama a combatir la desigualdad a través del trabajo decente

895

Más de 490 delegados de gobiernos, trabajadores y empleadores reunidos en el marco de la 18ª Reunión Regional Americana de la OIT acordaron hoy una serie de medidas para promover la lucha contra la informalidad y la desigualdad en la región a través del trabajo decente.

“Es muy importante que desde las Américas mandemos al mundo un mensaje común, tripartito, que no hay desarrollo que merezca el calificativo de humano sin trabajo decente y la democracia sólo se fortalece si hay mejores empleos para todos”, dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder, en su discurso de clausura de la reunión.

OIT-Economía-informal-América-Latina-Caribe-DM

“Hemos convenido que la reducción de la desigualdad favorece el desarrollo sostenible y la gobernabilidad”, dijo por su parte Fredy Otárola, ministro de Trabajo y Promoción del Empleo de Perú y presidente de la conferencia.

Según los últimos datos de la OIT, existen 130 millones de trabajadoras y trabajadores en condiciones de informalidad en la región, lo que representa casi el 47 por ciento de la población.

En la denominada “Declaración de Lima”, se llama a combatir la desigualdad por medio de “políticas públicas integradas, tanto económicas como sociales, que promuevan la inclusión social, el trabajo decente y el empleo productivo, así como un entorno propicio para empresas sostenibles”. Según señala el documento final de la reunión, “esto incluye políticas públicas en contra de la discriminación y de la violación de la libertad sindical y de asociación”.

“Para superar los obstáculos existentes y avanzar en la creación de empleos de calidad es esencial que haya respeto por los derechos fundamentales en el trabajo, un entorno propicio para las empresas sostenibles y un diálogo social efectivo basado en la confianza mutua entre los gobiernos y organizaciones de empleadores y de trabajadores representativas e independientes”, agrega el documento.

Durante los cuatro días de la reunión, los delegados de la 18ª Reunión Regional Americana discutieron sobre el informe del Director General y participaron de sesiones interactivas en torno al desarrollo sostenible, la transición de la informalidad a la formalidad en el trabajo, y el papel de las multinacionales en la promoción del Trabajo Decente.

La Conferencia fue además escenario del lanzamiento de una iniciativa regional para acelerar los esfuerzos de lucha contra el trabajo infantil y alcanzar la meta de lograr su erradicación total para el año 2020.

También se registró un apoyo importante por parte de varios países a los esfuerzos de la OIT por convertir el crecimiento económico inclusivo, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente en uno de los objetivos de la próxima agenda de desarrollo sostenible.

La reunión contó con un total de 497 delegados provenientes de 33 países de las Américas, de los cuales 33 por ciento fueron mujeres, un incremento de casi diez por ciento comparado con la última reunión regional americana.

Las reuniones regionales de la OIT se realizan cada cuatro años en cada una de las regiones: Asia y el Pacífico, las Américas, África y Europa.

La primera Reunión Regional de la OIT se llevó a cabo precisamente en el continente americano, en 1936. (OIT-PRENSA)